Proclama de la 6ta Marcha

La Asamblea Nacional Permanente en Defensa de la Tierra, el Agua y los Bienes Naturales se ha autoconvocado nuevamente con la consigna No a Aratirí.

Colectivos sociales, organizaciones de trabajadores del campo y la ciudad, familias de pequeños y medianos productores rurales, estudiantes y docentes, desocupados, intelectuales, jubilados y activistas salimos nuevamente a la calle en esta 6ta Marcha Nacional a denunciar y exigir que se detenga la política de saqueo que desde hace décadas se está impulsado en nuestro territorio.

El gobierno, desoyendo a quienes nos oponemos a la entrega de la tierra y los bienes naturales a manos de las multinacionales saqueadoras y depredadoras, sigue adelante con el proceso de instalación de la mega-minería.

Como desde hace más de 500 años los rapaces monopolios y el capital transnacional, vienen a apropiarse de todo : nuestra tierra, el subsuelo, nuestra agua, nuestras semillas, nuestras vidas.

Con el apoyo y la complicidad de quienes desde el gobierno colaboran con ellos, dictan leyes hechas a su medida, firman acuerdos secretos y mienten.

Para justificar ante nosotros esta infamia inventan discursos que hablan de ganancias, desarrollo y productividad.

La retórica de que América Latina debería especializarse nuevamente en la exportación de bienes primarios, esconde sus verdaderas intenciones.

En el caso de Aratirí vemos claramente ese discurso manipulador, porque la renta de la extracción de los recursos naturales jamás ha financiado ninguna estrategia de desarrollo y menos aún de redistribución del ingreso. Y ahí consta la historia del continente para demostrarlo.

Comenzaron los trabajos en el Oeste de Montevideo para la construcción de la Regasificadora que proveerá de energía a la megaminería y mediante la cual, nosotros uruguayos, subvencionaremos el costo energético en beneficio de Aratirí.

El dragado de la Costa Oeste ya contaminó las playas y el agua, acabando con el medio de trabajo y de vida de centenares de pescadores artesanales.

El grave peligro de ubicar una planta regasificadora en la cercanía de zonas pobladas tampoco le preocupa en lo más mínimo a los gobernantes entreguistas.

En la región agropecuaria de Ruta 7, Cerro Chato y Valentínes, zona de las minas a cielo abierto, se hará imposible la continuidad del trabajo y la producción. Cientos de familias de propietarios, arrendatarios y asalariados rurales serán expulsadas de las tierras donde viven. Esto tampoco preocupa a los gobernantes entreguistas.

No les preocupa la destrucción del territorio de más de 200 Km de longitud que atravesará el mineroducto, desde el Centro Este del país hasta el Océano Atlántico, ni el destino de los habitantes de esa zona inmensa.

Sí están preocupados y muy ocupados buscando socios extranjeros que financien la construcción del Puerto de Agua Profundas en La Angostura, para que Aratirí pueda embarcar el mineral extraído.

Pero no les preocupa que la población de las costas de Rocha, fundamentalmente ligada a la actividad turística y a la pesca, pierdan sus medios de vida culpa de la instalación del mega-puerto y los graves daños que va a ocasionar en las aguas, las playas, el paisaje.

La empresa que conocemos como Aratirí, es un conjunto de 12 Sociedades Anónimas, asociadas para el saqueo.

Sus representante legales son gente como el Estudio Posadas, Posadas y Vecino, con Ignacio de Posadas al frente. Ese Estudio ha sido ampliamente denunciado en Uruguay y en otros países, acusado de estar involucrado en el lavado de dineros.
Ellos son los encargados de negociar el contrato que se firmaría con Aratirí.  Un contrato como el que se firmó con Montes del Plata, que asegura a las empresas todos los beneficios, todos los privilegios y que ante cualquier inconveniente que no permita que sigan sacando las ganancias esperadas, garantice que sea el Estado o sea todos nosotros quienes paguemos lo que ellos consideren como perdida.

La transnacional GDF Suez, socia de Gaz Sayago y responsable de ejecutar el proyecto regasificadora es la empresa que habíamos conseguido expulsar del país con el Plebiscito del Agua en el año 2004 y que ahora vuelve a aparecer en escena.

Ambas empresas, socias de hecho para el saqueo, son un claro ejemplo de como la piratería transnacional cuenta con la complicidad del gobierno y entes públicos uruguayos.

Asimismo queremos alertar la posible instalación de la extracción de gas a través del “Fracking”, fractura hidráulica, que es una nueva amenaza de la que empezamos a tener noticias.

Todos estos proyectos son violatorios del Artículo 47 de la Constitución, que dice :  “La protección del medio ambiente es de interés general. Las personas deben abstenerse de cualquier acto que cause depredación, destrucción o contaminación graves al medio ambiente… El agua es un recurso natural esencial para la vida”.

Exigimos que no se firme el contrato con Aratirí, exigimos la inmediata suspensión de la instalación de la Regasificadora.

Igualmente denunciamos las mega-fábricas de pasta de celulosa, con su correlato de forestación intensiva, estas son el ejemplo concreto de planes encadenados de largo aliento, que incluyen, además de los problemas de desplazamiento de población rural, la administración de inmensas extensiones de tierra por parte de sociedades anónimas mayoritariamente extranjeras, el procesamiento de la madera para únicamente fabricar pasta de celulosa, la alteración de zonas costeras con puertos y acopio.
Así como la contaminación de grandes volúmenes de agua dulce que utilizan irresponsable y gratuitamente, provocando la desaparición de la pesca en nuestros ríos y arroyos.

La soja y el maíz transgenicos, en manos de empresas especuladoras del agronegocio, hoy en constante expansión, están empobreciendo la capacidad productiva de la tierra y envenenando las corrientes de agua con la aplicación masiva de agrotóxicos. Esto está alterando el equilibrio ecológico con la desaparición por muerte de distintas especies y trae consecuencias en la salud de los seres humanos que se nos quiere ocultar. Pero ya existen estudios que demuestran la aparición de graves enfermedades en las poblaciones cercanas a esos cultivos.

Denunciamos la iniciativa de instalar una fábrica de aceite de soja en terrenos de gran valor histórico y cultural, nada menos que sobre la Playa de la Agraciada, lo que evidencia el grado de sometimiento al que han llegado los gobernantes.

Otros ejemplos de la enajenación de terrenos estatales y públicos son la privatización del Parque Roosvelt y la venta en la Costa Atlántica de terrenos de gran valor económico y gran importancia ambiental.

Denunciamos la extranjerización de la tierra, que desplaza población rural y concentra en manos de unas pocas empresas extranjeras casi la mitad de las tierras productivas.

El surgimiento de todos estos mega-emprendimientos encareció el precio de venta y alquiler de la tierra, perjudicando a las comunidades locales y sus actividades productivas. Así ocurre con las tradicionales actividades granjeras, hortícolas, lecheras, agrícolas y ganaderas.

Denunciamos al gobierno y a todos aquellos que han posibilitado, aprobado y reglamentado el andamiaje legal para garantizar impunemente el saqueo por parte de las empresas multinacionales : ley de inversiones que protege sus ganancias, ley de minería de gran porte para que Aratirí pueda instalarse con comodidad, posibilidad de ampararse en las cláusulas de confidencialidad de los contratos de protección recíproca de inversión empresarial.

Hoy es nuestra Sexta Marcha Nacional. Cuantas movilizaciones más habrá? Las necesarias hasta que  se vayan de nuestro territorio los mercenarios, los saqueadores y sus cómplices.  Escuchen bien gobernantes, escuchen bien instituciones financieras que recetan neoliberalismo, empresas y capitales especulativos que lucran con nuestra riqueza: este pueblo es soberano y merece respeto. Tengan por seguro que estamos plantados en la defensa de nuestro territorio. ¡NO NOS DEJAREMOS ROBAR NUESTRO DESTINO!

No queremos mega-minería ! Fuera Aratirí !
No queremos minería contaminante !
No queremos Fracking !
No más plantaciones de eucaliptos y pinos para fabricar pasta de celulosa!
No a los cultivos transgenicos !
No al uso de agrotóxicos que envenenan el agua, la tierra y afectan a todos los seres vivos !
No más expulsiones de la tierra de quienes la trabajan y la cuidan !
No al desalojo de los productores y familias afectadas por el proyecto Aratirí !
No a la extranjerización de la tierra y demás bienes naturales !

Si a la preservación responsable de los bienes naturales para las actuales y futuras generaciones !
Si al regreso de la familia rural a su medio y con mejores condiciones de vida !
Si a la apicultura, la agricultura, la ganadería, la lechería y la producción de alimentos sanos !
Si al desarrollo de la pesca artesanal en nuestras costas y ríos !
Si a la autonomía y la soberanía alimentaria !
Que las comunidades decidan su forma de trabajar y estar en el mundo !

Comunidad somos nosotros, pueblo somos nosotros !
La Tierra no se vende, la Tierra se defiende !

This entry was posted in Proclama, Textos. Bookmark the permalink.